top of page
Buscar

Cuando el dolor te visita

Actualizado: 20 ago 2022

….respiro profundo, inhalo y exhalo en el doble de tiempo, inhalo y exhalo en el doble de tiempo, estoy más calmo, más sosegado, acabo de navegar por una mini-tempestad emocional, doy gracias a mi Creador por permitirme volver a encontrarme de nuevo con mi serenidad.



Deambulo de noche, sin destino por una calle de mi gran ciudad, luces y sombras son mis compañías. Mi mente de vez en cuando se rebela y desordena, me lleva a viajar a situaciones cronológicamente distantes de mi presente, recuerdos de logros que no son suficientes para rescatarme de este estado de sin sentido, me inunda la tristeza, generé sufrimiento y la ley universal me lo devolvió multiplicado, me siento solo y desconcertado. Mi ego ha sido golpeado, siento como los fluidos estomacales se concentran en mi organismo y me retuercen por dentro, me siento vivo me digo, pero de qué forma, mi amigo el dolor me ha visitado. No pensé jamás que de mí se apoderaría.


Debo confesar que de vez en cuando mientras me desplazó por las sombras de esta gran ciudad, no puedo evitar dejar caer una lágrima por mi rostro, pero la gente no lo nota tras los cristales de mis gafas, es de noche y que mejor protegido de ser observado, que seres que deambulan por las calles hipnotizados por su rutina existencial, simplemente para ellos no existo, miro al firmamento estrellado, hace frío en esta época del año y la oscuridad me acaricia, miro hacia los picachos de los edificios y mi visión se pierde en la azulada bóveda estrellada, me siento embriagado por la sensación de no estar pegado al suelo, pareciera que voy a desfallecer…mi ego no me es suficiente, no me sostiene, me digo, como me pudo pasar todo esto a mí, como pude quedarme aislado emocionalmente en esta selva de concreto, si en un momento me sentí tan querido y amado, que sensación más extraña, continúo deambulando a paso lento sin rumbo aparente, espero sentirme mejor, para insertarme nuevamente en la maquinaria existencial que me permite subsistir, alimentarme y responsabilizarme de quienes amo y me dan fuerza para seguir respirando. Oh mi maestro de maestros, cobíjame y protégeme bajo tu sombra.


Si algo me ha enseñado este tiempo de huracanes emocionales, de reflexión profunda respecto de mi actuar y las consecuencias que derivan de mis decisiones, es que soy absolutamente responsable de mi acontecer, en estos momentos no me siento llamado a liderar a otros, tengo una tarea pendiente que realizar apenas pueda, que es trabajar conmigo mismo, conocerme más, aprender de esta crisis que me abraza, en que el sentir me demuestra que tiene mayor poder que lo que me respondo racionalmente, mis emociones me tienen, se adueñan de mí y me tienen navegando en un circuito de aprendizaje no fácil, el cual no está exento de tristeza, soledad y la tarea más difícil se preguntarán, es con humildad enfrentarme a mi mismo y reconocer mis fallas y mis aciertos, antes nunca me di tiempo para esto, deseo abandonar este estado y deberé trabajar fuerte para ello, la fe no me puede abandonar, por cuanto tiempo estaré sintiéndome así, no sé, pero se me puso difícil el viaje…ufff


Sigo caminando, hace frío, pero estoy algo más claro, no dejó de inhalar y exhalar profundamente el aire gélido que me rodea, mi respiración es la herramienta clave para sobreponerme y por sobretodo la compañía de mi amigo de años el maestro de maestros. Tomo, consciencia que arribé solo a este planeta, que mi pasar es finito, que soy ave de paso en este espacio llamado vida y que me marcharé con la soledad con que llegue. Con mis hermanos de viaje, con ello me refiero a todos los seres vivientes que me acompañan y con nuestras compañeras de existencia solamente intercambiamos soledades, pero la soledad sigue allí, estar conciente de esta temporalidad existencial hace que mis tristezas sean llevaderas y entender que son lecciones que debo internalizar.


Mi dolor decidió descansar por un momento, agradezco y comprendo que es un sentimiento que me purifica, me limpia, me hace humilde, me torna frágil, me hace valorar el amor y afecto de los que me quieren de verdad, que me dice que estoy vivo, que hace latir mi corazón y que vivir vale la pena, sufrí por un momento, pero he regresado renovado y revitalizado para poder volver a sonreír y entregar cariño y afecto al que lo necesite, que hermoso regresar de esta tormenta emocional y estar nuevamente apto y preparado para continuar mi caminar…uffff …


Después de sentir muchas emociones no gratas y de preguntarme cosas, me siento algo mejor, cuando tengo la humildad de reconocer que soy un ser que falla, al igual que los demás, y cuando en mi historia decido no excusarme con el otro, cuando asumo mi responsabilidad, que soy el creador de mi realidad, puedo comenzar a trabajar en mi auto-reparación, esto lo logró hablando con quienes me conocen, para recibir retroalimentación de cómo me ven, aunque lo que escuche no sea un majar a mis oídos, aprendí que es la única forma de re-construirme, de honrarme y reconocerme como un ser humano que ríe y sufre como todos los seres que acompañan mi viaje, misterioso, mágico, enigmático, no soy ni peor, solo diferente….


Los dejo, se ha hecho tarde, sale vapor por mi boca, es hora de regresar….nos vemos…..


6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page